Respuesta:

En los procesos de solicitud digital de prestaciones económicas, se realizan determinadas verificaciones previas para acreditar el derecho a dicha prestación. Estas comprobaciones previas se realizan automáticamente contra los datos disponibles en los sistemas de Ibermutua, procedente de la información recibida por las mutuas a través de los procedimientos de intercambio de información con los sistemas públicos de salud y de la Seguridad Social. Dado que esta información podría tener algún decalaje con la situación real, se ofrece la posibilidad de añadir alegaciones o documentación adicional que acredite o justifique que la información aportada por la mutua es inexacta, lo cual permitirá que el proceso de solicitud de la prestación pueda seguir adelante. No obstante, esta documentación aportada y las alegaciones realizadas serán objeto de comprobación posterior por parte del personal de la mutua antes de proceder a autorizar o denegar la prestación.

De igual manera, en la fase de la solicitud de documentación para la prestación se admite la posibilidad de introducir alegaciones para justificar la no disponibilidad de dicha documentación en el momento de solicitar la prestación. Si la documentación es obligatoria no se podrá presentar alegaciones y no se podrá continuar con el proceso de solicitud hasta que se haya incorporado la documentación requerida. Como se ha mencionado para las verificaciones previas, estas alegaciones serán objeto de verificación por parte del personal de la mutua para valorar su suficiencia o la necesidad de realizar la subsanación, aportando la documentación requerida, en los plazos oportunos.

Una vez presentada la solicitud, el personal de la mutua podrá iniciar un proceso de subsanación de la documentación que esté incorrecta o incompleta. Este proceso de subsanación se puede realizar de forma digital desde Ibermutua Digital Personas.